Posturas Tailandes

El Masaje  Tradicional Tailandés

El Masaje Tailandés es un antiguo procedimiento terapéutico que proporciona relajación, el equilibrio de varios centros del cuerpo, la circulación de la sangre y una manipulación general de la forma física y la estructura del cuerpo.

El masaje tailandés, se caracteriza por lo siguiente; Se realiza sobre una colchoneta y en el suelo, La labor del masaje tailandés, se centra principalmente en ejercer presión sobre las líneas de energía del cuerpo. Se presionan los diferentes puntos, junto con la variedad de movimientos y de estiramientos que se aplican. Las líneas de energía en el masaje tailandés son fundamentales. Se les llama “Sen” En el tradicional masaje tailandés hay 72.000 “Sen”, pero en la práctica hay solamente 10, que sirven como base de todas las líneas de energía.

El masajista ejerce presión sobre estas líneas con las palmas de las manos, los pulgares, los pies y en ocasiones se utilizan los codos. Esto siempre se utiliza aplicando el peso del médico que actúa como fuerza de presión y transmitiendo también su energía.

Modalidades de manipulación fundamentales

Una característica del masaje tailandés es el uso de varias partes del cuerpo durante su práctica: dedos, manos, pies, codos y antebrazos.

Las siguientes ilustraciones presentan algunos ejemplos:

Presión palmar

                                    Palma sobre palma

 

    Movimiento circular de los dedos        

          Pulgares alternados

   Manos en mariposa     

   Presión con el codo

 Presión con la rodilla    

 Presión con el pie    

 

      Cascanueces    

                      

         Percusión Thai

Una característica importante de la antigua tradición del masaje tailandés, es el propio profesional y sus enseñanzas. Tradicionalmente, el masaje tailandés se ha ido transmitiendo de generación en generación y de boca en boca. Mayormente, la instrucción del masaje tailandés se realiza en escuelas privadas. A los profesionales, se les enseña a ser sensibles con los clientes, debido a que el cuerpo del cliente está en manos del masajista y tiene que dejarse llevar por los ejercicios y sentir la energía en los puntos de presión.

Hay muchas otras funciones especiales para el arte del masaje tailandés y la forma en que se aplica, tanto en general como individual. El masajista está bien entrenado en estas características y es siempre astutamente consciente de los sentimientos y disposición del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *